Contacto: editoralfilo@gmail.com
Celular: +569-82819786
Derechos Reservados 2019

Por qué debiera darle vergüenza estar en contra de las 40 horas

Ricardo Gatica Oviedo, Ingeniero Comercial y Civil Industrial

Fecha: Martes 10 de septiembre de 2019

"Las opiniones escritas y vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan el pensamiento del Diario Digital Al Filo de la Noticia".

El debate se ha vuelto tóxico respecto de las 40 horas, y hay mucha gente vociferando que hace falta estudios y gente seria para hablar del tema, bueno, hice una pequeña investigación buscando a gente seria y me encontré cosas como: De acuerdo al Banco Mundial, chile tiene un Gini mayor a 41,6, lo cual es muy alto, traducción: internacionalmente nos tiene ubicados como un país donde el chorreo no funciona, ¿y que dice el Banco Central de Chile? Bueno, la distribución de la riqueza entre los chilenos es mas o menos así: sin tomar en cuenta las pensiones, que es otro gran tema, el 72% de la riqueza neta se concentra en el 20% de la población, el otro 28% se reparte en el 80% y que del total de población el 17% de los hogares posee riqueza negativa, o sea, que las deudas son más grandes que su riqueza. Traducción: Los súper ricos se llevan casi toda la torta y el resto de todos nosotros nos quedamos con un pedacito. Bueno ¿y por qué es importante? Porque se habla del crecimiento a secas, que es todo y lo único que debe importar, pero que significa que cuando Chile crece económicamente, crece la riqueza de unos pocos y estos pocos no redistribuyen para abajo, que era el trato que venía desde los tiempos de Hernán Buchi (el economista chascón Chicago Boy que le gustaba ir a la montaña que le hablaba) del famoso chorreo. Bueno entonces, con el gasto público arreglemos nuestros problemas, no se va poder joven, porque el gasto público en su mayor parte se financia de dos fuentes: 1.El IVA que los pagamos todos los mortales y 2. El impuesto a la Renta y Primera Categoría, que pagan los empresarios, entonces, de acuerdo a lo anterior, de buena parte de nuestro modesto 28%, pagamos una mitad y la otra mitad se paga del otro 72%, en buen castellano, la mayor parte de la población que tiene una menor riqueza, paga proporcionalmente una mayor parte del gasto público. De hecho, el porcentaje del Gasto Público en el PIB de Chile es del 25%, sobre este nivel el 130 de 180 países (69%) tiene un porcentaje mayor. Traducción: somos de los países que tienen el menor gasto público del planeta, así que si, a pesar de todo, el nuestro es un Estado bien pobre. Entonces está mal repartida la torta y el Estado funciona con lo mínimo, entonces tendremos que rascarnos con nuestras propias uñas, veamos como: De acuerdo a Datosmacro.com El sueldo mínimo de Chile es comparable al de Costa Rica de $300.000 pesos, $80.000 más que Bolivia o China que anda por los $220.000, pero ojo, la mediana de sueldo por persona en Chile es de $400.000, eso quiere decir que la mitad de los trabajadores gana 400.000 o menos, o sea, si ese es el valor de la mediana, entonces no estamos tan lejos de Bolivia o China, Entonces en Chile, si se paga poco, pero el costo de la vida sube una y otra vez. Entonces hablemos ahora de las horas de trabajo, como mucha gente le gusta compararnos con los asiáticos, en Asia, el 32% no tiene límite máximo de horas y en América Latina el 34%, Chile, por su parte, está en el Top 5 de los países OCDE de jornadas promedio mas extensas, compartiendo lugar con Rusia donde está el señor Putin rearmando a la madre Rusia , Grecia que siempre se toma como ejemplo de hacer todo mal, Corea del Sur donde la gente literalmente se “mata” por temas laborales, Costa Rica que no lo pondría como un país desarrollado y Top 1 México en donde la corrupción domina y la gente literal se “muere” por los narcos y la violencia, todo esto informado por la OIT. Pero en realidad, la razón porque hay que rebajar a las cuarenta horas es como ajuste a la falta de proactividad del empresariado chileno que se durmió en los laureles y de alguna forma les endosa la culpa a sus propios trabajadores por lo siguiente: Como la productividad es un tema, existe aquí en Chile una Comisión Nacional de Productividad, en donde en un estudio define que la formación técnica, en su mayor parte privada, está tan atrasada que produce trabajadores que en un 61% su actividad puede ser automatizada y un 24% con alto riesgo de afectarse por los cambios tecnológico, junto que una vez trabajando las capacitaciones son deficientes por el tiempo y falta de evaluación del aprendizaje. No lo digo yo, lo dice Libertad y Desarrollo, que el sector privado genera sólo el 40% de la Investigación y Desarrollo en Chile (I+D en técnico), el resto es el “ineficiente estado”, de un magro 1,11% del PIB anual. Traducción: si el problema es la productividad esta mejora, por una parte, con investigación y desarrollo, y el sector privado no ha dado el ancho. Entre el 2008 y el 2018, ha bajado el gasto en capacitación laboral directa por SENCE del 85% al 57%, esto quiere decir que las empresas bajaron los brazos, o sea que, aunque la capacitación técnica es mala, tampoco se invierte en mejorar la mano de obra, esperando que el mercado regule, cosa que claramente no va a ocurrir. Y si después de todo eso no se convence, el CLAPES UC, sí la UC, dice que entre 1965 y 2017 las horas de trabajo consistentemente han bajado desde las 50 horas del año 65, siendo los grupos de mediana edad (mire el carnet e identifíquese), los que trabajan más horas versus los de tercera edad y los más jóvenes, siendo los trabajadores menos calificados los que menos horas trabajan y en términos de rubros los que menos horas trabajan en promedio son los de comercio, servicios personales y de hogares, o sea, los que trabajan por turnos lo más parecido a la flexibilidad, por lo tanto extender esta idea de flexibilidad a toda la masa trabajadora es la letra chica de la flexibilización, léase, rebaja de sueldo, por disminución de horas. Y por último, esta discusión la debimos haber tenido hace décadas atrás, pero por el resultado de la dejación e inacción del sector privado y la falta de monitoreo del sector público, porque está a cargo de economistas que ya se quedaron en el pasado, tenemos una reacción pública, que con justa razón, desborda al sistema.

"Las opiniones escritas y vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no necesariamente representan el pensamiento del Diario Digital Al Filo de la Noticia".

Derechos Reservados 2019 - Diario Al Filo de la Noticia
Prensa y Publicidad - editoralfilo@gmail.com
Celular: 09-82819786