Contacto: editoralfilo@gmail.com
Celular: +569-82819786
Derechos Reservados 2018
     

Neifer Bermúdez, el músico venezolano que está sembrando la pasión del violín en niños, jóvenes y adultos de Tarapacá

 

 

 

 

 

Vino desde Venezuela a Iquique en busca de oportunidades en la música con el instrumento que lo ha acompañado gran parte de su vida: el violín. Gracias a este pequeño y delgado instrumento de cuatro cuerdas las encontró en la capital tarapaqueña cuando llegó hace más de cuatro años. Así comienza la historia de Neifer Bermúdez Vásquez quien ha dedicado 24 de sus 34 años de vida a tocar este versátil instrumento de cuerdas.

Nació en Zaraza, en el norte de la región agrícola de Guárico y actualmente vive en Tarapacá en donde imparte clases, entregando todos sus conocimientos a los futuros músicos del Norte Grande, especialmente a niños, jóvenes y adultos.. Bermúdez contó que supo del llamado que realizó la Orquesta Regional de Tarapacá hace cinco años donde necesitaban a un violinista. Es por ello que no lo pensó más de dos veces y postuló al cupo y lo consiguió. De allí comenzó una nueva etapa en su historia cuando emprendió su viaje a Iquique. Fue así como llegó para quedarse hasta hoy trabajando en la ciudad, si bien que la Orquesta Regional de Tarapacá no está realizando sus funciones por falta de financiamiento, el venezolano logró encontrar dónde desempeñarse. “Me encontraba en Venezuela y participé en el concurso para pertenecer a la orquesta regional, después me llamaron para decirme que había quedado seleccionado por lo que me vine y estuve trabajando con los niños de los colegios, pero el proyecto ahora está en pausa y en estos momentos trabajo en la orquesta de cámara de la Universidad Arturo Prat, también en la Orquesta Sinfónica de Alto Hospicio y hago clase en La Escuela Moderna de las Artes y las Comunicaciones (Emac) y la experiencia ha sido muy positiva”, comentó el profesor de violín.

El Sistema

El profesional del violín indicó que comenzó a tocar desde los 10 años en El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela (Fundación Musical Simón Bolívar), también conocido como El Sistema y con un alto reconocimiento internacional. Este es un programa de educación musical en Venezuela, cuya misión es sistematizar la instrucción y la práctica colectiva e individual de la música a través de orquestas sinfónicas y coros, como instrumentos de organización social y de desarrollo humanístico. A esta formación se sumaron carreras como informática e ingeniería en sistemas, pero luego se fue a estudiar a Caracas en la Universidad Experimental de las Artes, donde retomó su carrera de violinista y luego se siguió perfeccionando.

En su país el violinista realizó clases en diversos establecimientos e integró la Orquesta de Caracas y en la Filarmónica de Venezuela, por lo que acumuló experiencia que lo llevó a trabajar a Argentina y Chile, situación que lo mantiene feliz ya que ha logrado vivir de su pasión por el violín. “Comencé a trabajar como músico en Venezuela. Luego tuve la oportunidad de viajar a Argentina donde fui parte de orquestas e hice clases. Ahora estoy en Chile y lo que más destaco es el talento de los niños y las niñas de la región, sin embargo falta mayor apoyo por parte del Estado a la cultura, especialmente a la música, ya que existen carencias para el desarrollo de orquestas y el aprendizaje de instrumentos”, planteó.

 

 

En su opinión, este interés se contrapone con el poco apoyo que ofrece Tarapacá, sobre todo por parte de las autoridades quienes tienen el deber de entregar financiamiento para que crezca la cultura en todos sus aspectos. “Tocar un instrumento es algo fundamental en la vida de cualquier persona, por lo que no comprendo que exista poca ayuda a la expresiones artísticas. Cuesta mucho llegar a las personas a través de la cultura y la música. Tocar música es algo que le cambia la vida a cualquier ser humano sin importar su estrato social. Trae muchos beneficios aprender sobre artes, especialmente en la música porque se genera un cambio social, psicológico y personal. El arte te muestra otra visión de la vida y te puede crear un futuro profesional impresionante”, señaló el violinista.

El venezolano agregó que una de las carencias de la ciudad es la falta de espacios y que lamenta la tardanza en la reconstrucción del Teatro Municipal. A su juicio, cuando el teatro vuelva a funcionar existirán grandes cambios en la cultura regional, pero aun así, encuentra incomprensible que haya existido tanta demora en comenzar los trabajos para habilitar el Teatro Municipal.

Neifer Bermúdez, añadió que la gente quiere ir a un concierto todos los fines de semana en Iquique, pero no lo hay y que esta realidad debe ser cambiada. “Yo creo que si no avanzamos mentalmente en lo que respecta a cultura, por mucha estructura que tenga una región, no se logra la magia del arte y no se desarrolla, pero la disposición está, porque mucha gente quisiera ir a un concierto todos los fines de semana, pero no tiene muchas opciones en cuanto a espacios”, señaló el profesional.

El violinista

El violinista venezolano, también expresó que son los niños mayormente los que se interesan por el violín, pero también hay jóvenes y personas, más adultas que se atreven a aprender el instrumento.

“Es un instrumento muy llamativo y también muy complejo, bastante conocido por la gente. Es difícil aprenderlo, requiere años de práctica y de una disciplina constante, hay que tener la mentalidad y las ganas de aprender y tener todos los sentidos a través de la música. Se requiere también leer mucho, practicar todo los días y así se puede empezar con la música”, aseguró el violinista quien pretende seguir en Iquique por ahora, ya que sostuvo que siente se siente cómodo en la región y con ganas de que existan más proyectos relacionados con la música y el arte en la región”, culminó el violinista.

Derechos Reservados 2018 - Diario Al Filo de la Noticia
Prensa y Publicidad - editoralfilo@gmail.com
Celular: 09-82819786